Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de protección de datos política de protección de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted

Detalles

Secuelas y síntomas a medio plazo

Tras haber sufrido o presenciado un atentado terrorista, pueden quedar secuelas psicológicas algún tiempo después, que hagan necesaria la visita a un psicólogo

No sólo las víctimas directas, sino también las víctimas indirectas de un atentado terrorista pueden sufrir algún tipo de secuelas emocionales pasado cierto tiempo: familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, policías, bomberos, personal sanitario, etc.

El trabajo de los psicólogos no termina en el lugar donde se produjo el atentado y con las personas directamente implicadas en él, sino que sigue posteriormente con todas las víctimas, directas e indirectas, para poder paliar el malestar emocional y psicológico que se pueda generar en algunas personas.

Algunos síntomas que pueden aparecer pasados unos días son pérdida de apetito, falta de concentración, insomnio, pesadillas, aislamiento, miedo, ansiedad, ataques de pánico, síntomas depresivos, etc. Todo esto puede facilitar la aparición de conductas que merman la calidad de vida de las personas que han presenciado un ataque terrorista, como por ejemplo temor a salir de casa, introversión, irritabilidad, evitación de espacios públicos con mucha gente (centros comerciales, conciertos, lugares turísticos…), etc. En estos casos es imprescindible el apoyo familiar y social que pueda recibir la persona.

Lo más importante es saber distinguir entre un miedo racional y oportuno ante la posible repetición de un acto similar y un miedo insano que nos impida hacer una vida normal, que nos paralice. Uno de los primeros consejos que ofrecemos los psicólogos es el de no alterar excesivamente el día a día, continuar con la vida cotidiana, normalizar nuestros actos lo antes posible. Es cierto que debemos darnos un tiempo para poder recuperar la serenidad y la tranquilidad y que ese tiempo es diferente en cada persona, pero si se supera la semana y no remiten los síntomas, quizá sea el momento de consultar a un profesional.

Secuelas y síntomas a medio y largo plazo

Una de las consecuencias para la salud tras un atentado terrorista es el llamado Trastorno de Estrés Postraumático (TEP). Esta patología se caracteriza por revivir los hechos una y otra vez a través de pesadillas, sueños o flashes. Se trata de una situación que genera tanto malestar que la persona empieza a evitar aquellos lugares o situaciones que le puedan recordar lo que ocurrió. Un psicólogo puede ayudar a las personas con este trastorno a superar sus miedos.

Afortunadamente, diferentes estudios científicos concluyen que la mayoría de personas que se han visto afectadas por un atentado terrorista, una vez que se ponen en manos de los profesionales y siguen el tratamiento oportuno, mejoran todos sus síntomas y, en consecuencia, su calidad de vida.

Lo más difícil para los afectados es conseguir vivir sin miedo.

Consúltanos por Whatsapp