Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de protección de datos política de protección de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted

Detalles

¿Qué es empatía y qué es compasión?

La empatía es la capacidad para ponerse en el lugar del otro y saber lo que éste siente o piensa. Ser empático requiere ser consciente de que los demás pueden sentir y pensar de modos similares a nosotros, pero también de modos diferentes.

La compasión es el deseo de ayudar a aquel que sufre, es dar un paso más después de haber empatizado con el dolor ajeno. La compasión nos permite sentir el dolor y el sufrimiento de la víctima y querer prestarle nuestra ayuda. Si nos damos cuenta de que un compañero está sufriendo, que necesita ayuda, podemos decidir actuar y prestarle nuestro apoyo.

¿Cómo podemos ayudar al otro desde la compasión?

El respeto es un valor fundamental para convivir en paz. Un determinado comentario o broma puede molestar a otra persona, aunque a mi no me parezca ofensivo. Por ejemplo, ponerle "mote" a un compañero o compañera porque usa gafas graduadas para poder ver mejor, o porque su color de pelo es especial, o porque su peso no me parece adecuado, etc. puede causar un gran daño emocional a esta persona.

Cuando hacemos ver que lo que está ocurriendo no va con nosotros, cuando somos testigos de lo que ocurre y no actuamos, en definitiva, cuando miramos para otro lado ante cualquier caso de maltrato, estamos siendo cómplices del acoso escolar y, además, estamos denegando ayuda a la persona que lo está padeciendo. Probablemente nos mueva el miedo a sufrir ese mismo trato o el miedo a las represalias, pero es necesario ser valiente y actuar para acabar con esa situación. Los que estamos alrededor del problema, tenemos la obligación de averiguar qué está pasando, de no dar las cosas por sentado y aún menos de sacar consecuencias precipitadas.

No debemos actuar ante el acoso escolar según estereotipos que nos hagan poner (a veces equivocadamente) etiquetas de “víctima” y de “acosador”. Algunas personas son capaces de manipular la situación o mentir y aparecer, de este modo, como las víctimas ante los ojos de los demás. En algunas ocasiones, la cosa no está tan clara… ¿Acaso un niño que está acosando a otro no merece también nuestra empatía y nuestra compasión? ¿Por qué lo hace? ¿Qué le está ocurriendo? ¿Podemos ayudarle? A veces el acosador ha sido acosado anteriormente y, otras veces, el acosado se vuelve acosador.

No podemos darle la espalda a nuestra responsabilidad en la educación emocional de los niños y las niñas. Los adultos debemos implicarnos en la educación de los menores, dotándoles de valores y potenciando las herramientas para que puedan resolver sus problemas sin recurrir a la violencia y, predicando con el ejemplo, ayudarles a que se conviertan en mejores personas y conciudadanos.

Es importante que los niños trabajen desde pequeñitos habilidades sociales como la asertividad, la escucha activa, el control de la ira y de las emociones y la empatía. Esto ayudará a que comportamientos como el bullying se minimicen, se puedan detectar con anterioridad y sus consecuencias sean menos nefastas.

Consúltanos por Whatsapp