Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de protección de datos política de protección de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted

Detalles

LA ADOLESCENCIA: ¡ESA ETAPA!



Un día, de repente, te das cuenta de que tu hijo/hija casi ni te saluda cuando se cruza contigo por el pasillo de casa, y no hablemos del mal humor que gasta prácticamente todos los días… Y, entonces, te preguntas ¿qué ha pasado? ¿qué he hecho mal? ¿dónde quedaron los besos y abrazos que me daba a todas horas? ¡Pero si siempre estaba diciéndome lo mucho que me quería!


L@s adolescentes está en un momento de cambios hormonales y cerebrales. Por eso, entenderles no es fácil. ¡Ni siquiera ell@s entienden lo que les está pasando!: cambios en su aspecto físico, cambios en la manera cómo actúan y se relacionan, cambios de humor...


Lo primero es darse cuenta de que no es nada personal contra un@, sino que están intentando encontrar su lugar en el mundo y, eso no es nada fácil. Lo siguiente es pararse a reflexionar acerca de que, si te preparaste a fondo para el parto y la maternidad/paternidad, ahora te toca prepararte para esta nueva etapa, con el mismo esfuerzo, ilusión y cariño. Ahí van unos pocos consejos:


  • Cuídate y mímate para que puedas afrontar de mejor humor y con más ecuanimidad esta etapa.


  • Conecta con tus propias emociones: ¿qué sentimientos surgen en ti? ¿qué sientes cuando miras y hablas con tu adolescente?, Trata de gestionarlo y de responsabilizarte de tus emociones, sin culpabilizarl@ por lo que estás sintiendo.


  • Trata de no juzgarle, se empátic@ e interpreta su lenguaje no verbal (a veces, éste dice mucho más que el lenguaje verbal).


  • Si te das cuenta de que este no es un buen momento para hablar de algún tema, ten paciencia, pospón esa conversación hasta que haya un momento de calma.

  • Confía en tu instinto: ¡sabes y puedes hacerlo bien!


  • Cuando tengas que encarar una conversación difícil, habla con voz suave y cariñosa, mírale a los ojos y trasmítele tu amor incondicional y tus ganas de entenderle y ayudarle.


  • Intenta no sermonearle diciéndole lo que tiene o no tiene que hacer, mejor pregúntale qué le parece que le haría sentir mejor o cuál sería la mejor manera de solucionar eso tan desagradable que está pasando.


  • Aunque eres la parte adulta de esta relación, no tienes por qué asumir todo el control de la situación: invítale a ser partícipe de las posibles soluciones que mejoren el clima de convivencia en casa.




Y no olvides que esta etapa también pasará.


Puedes ver este vídeo en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=7Hic5hAg2W4

Consúltanos por Whatsapp