Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de protección de datos política de protección de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted

Detalles

El dolor emocional o psicológico es una señal de alerta que indica que algo en mí no está funcionando del todo bien. Quizá esté sintiendo culpa, remordimiento, desconfianza, añoranza, vergüenza, melancolía, arrepentimiento, humillación, impotencia, autocondena…


Tratar de evitar esa emoción o negarla no resulta conveniente, al contrario: sólo complica el dolor, añadiéndole sufrimiento.


Puedo observar en profundidad ese dolor y preguntarle: ¿por qué?, ¿por qué ahora?, ¿qué puedo hacer por ti? O, más importante todavía: ¿Qué puede hacer este dolor por mí?


Experimentar el dolor en toda su magnitud, abrir un espacio para observarlo sin juzgarlo ni juzgarme, para sentirlo, abrazarlo y permitírmelo es lo que me va a ayudar a transitarlo y a superarlo.


PERO NADA ES ETERNO:


Todo lo que ocurre y nos ocurre está continuamente en proceso de cambio, todo es impermanente, incluso nuestras emociones. También el dolor emocional es provisional, tiene un inicio y tiene un final. Acogiendo ese dolor cuando llega, aceptándolo y conviviendo con él el tiempo que sea necesario hasta recobrar la paz interior, conseguiré cuidarme más y mejor, aprender mucho más sobre mi mism@, crecer en resiliencia y en sabiduría.

Consúltanos por Whatsapp